9.26.2014

El viaje a Milán II

El domingo salí a caminar muy temprano por Milán ¡es maravilloso! 
A primera hora había que visitar “La última cena” de Leonardo Da Vinci en Santa Maria della Croce, para tener tiempo de recorrer parte del Castello Sforzesco, un lugar único que tiene arte desde el siglo IV hasta nuestros días; pude visitar las galerías de arte paleocristiano que tanto me gustan, ví algo de escultura medieval y del Renacimiento.

El castillo también alberga al Museo de Artes Decorativas, al Museo del Mueble, la Colección de Grabados, el Archivo Fotográfico y la Sala delle Asse decorada por Leonardo da Vinci.


Finalmente una pieza obligada del recorrido: La piedad Rondanini (Inconclusa) de Miguel Angel.



El lunes en la mañana fue dedicado a la Pinacoteca Ambrosiana, en donde lo que más me interesaba ver era la obra de Michelangelo Merisi da Caravaggio, ya que lo había estado estudiando con detenimiento en libros, y ver la obra original fue una epifanía.
En la pinacoteca también se encuentran bocetos de Rafael Sanzio, y por designio divino en la misma galería hospedaba el Códice Atlántico de Leonardo da Vinci

Canestra di frutta, Caravaggio
Como siempre faltó tiempo para ver todo lo que uno quisiera y en esos días en Milán no puede ver una de mis obras favoritas. 

El Cuarto Estado de Giuseppe Pelliza de Volpedo.  


El viaje a Milán

En Milán no solo había que volver a estar en el maravilloso Duomo y visitar su magestuoso interior, además había que recorrer la plaza, visitar el museo del Novecento, Palazzo Reale que ofrecia dos alternativas: una exposición de Gustave Klimt, de quien ya había visto obra años atrás en Viena, o la exposición de Wassily Kandinsky, que nunca había visto antes; sin embargo visité la de Klimt.  

Una maravillosa retrospectiva “A los origenes de un Mito” que mostraba desde sus primeras obras académicas, hasta “El friso de Beethoven”. 

Al salir de ahí fui a recorrer la galería Vittorio Emanuele, cruzarla para encontrar en el extremo opuesto a la plaza del Duomo, el monumento erigido en honor a Leonardo Da Vinci, en donde se debe hacer una reverencia. Después, cruzar la vía Tommaso Marino para llegar al Teatro de la Escala. Y después caminando por la vía Giuseppe Verdi, se pueden visitar las tiendas de material para artistas y La Pinacoteca Academia de Brera, que entre sus piezas más significativas se encuentran las de Canaletto, Corregio y Filippi, entre otros y concluir el recorrido por el parque Indro Montanelli. 


Riva degli Schiavoni Looking East, Canaletto

9.24.2014

La diversidad de la Ilustración

La mayor parte de mi trabajo y lo más conocido por ustedes es la Ilustración Editorial dirigida al público joven. Por esta razón les quiero mostrar algunas experiencias que he tenido en otros ámbitos y para otro público. Por ejemplo: la ilustración para producto, para la industria farmacéutica, para cartel, para campañas publicitarias, en ilustración tridimensional como otra forma de construir discursos y en el Diseño Editorial.

Comenzaré hablando un poco de cuando viví en Torreón Coahuila. La Comarca Lagunera siempre ha sido conocida por su gente emprendedora,  y ahí es en dónde se encuentra la casa matriz del grupo lechero Lala, esta gran empresa fue uno de mis clientes, además de otras instituciones públicas y privadas, como el teatro Isauro Martínez, la Camerata de Coahuila, La Universidad Iberoamericana, SIMAS (Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento), para ellos hice ilustración para productos, carteles y campañas.

En Querétaro uno de mis clientes fue la secretaria de Turismo de Gobierno del Estado, para ellos rediseñamos la publicación periódica “Asomarte” junto con Santiago Solís y Jesús Castagni.



Años después, a mi regreso a la ciudad de México inicié el grupo de diseño “Erre con Erre” con Alejandra Hernádez, ella tiene entre sus clientes a diversos laboratorios farmacéuticos, e hicimos varias campañas de productos y materiales promocionales para clientes como Abbot, AstraZeneca y Hospital Médica Sur, también hicimos diseño editorial, carteles y libros para el doctor Raúl H. Sansores, que eran textos dirigidos a público especializado pero al mismo tiempo también para público en general.

En México es poco frecuente encontrar campañas publicitarias ilustradas, en la mayoría podemos ver fotografías de bancos de imágenes, que muchas veces no son las apropiadas y es menos frecuente ver material publicitario médico ilustrado ya que es posible pensar que al ver una fotografía no queda la menor duda de que los medicamentos que se consumen son los adecuados o de los efectos que tiene cierta enfermedad en el organismo, sin embargo es difícil observar esta información amablemente dicha, y eso es precisamente lo que aporta la ilustración, crea un vínculo que hace más amigable este mensaje. Considero que estos materiales conciben un logro, tanto en la aceptación por los usuarios, como en los laboratorios que acceden a trabajar de esta manera.











También diseñamos catálogos para exposiciones como "El Alma en las Manos" por ejemplo para Alas y Raíces de Conaculta.

Finalmente por mi experiencia puedo decirles que los clientes siguen en busca de soluciones visuales a sus propuestas publicitarias, siempre es bueno buscar alternativas a caminos ya recorridos, que nos permitan crear soluciones diferentes para públicos nuevos.


9.22.2014

Ali d’oro

Siempre me ha gustado y me interesa entender los procesos mentales, la forma en la que se unen las experiencias con las ideas y cómo se unen las ideas generando conceptos.
No soy un católico ferviente, pero los grandes símbolos de la humanidad siempre me impresionan de sobremanera.

Un día, casi sin pensarlo, estaba en la capilla de San Juan Bautista en Turín, Italia, sentado frente al lugar en donde se resguarda el Santo Sudario o Manto Sagrado, que es un lugar donde se respira solemnidad, un espacio solemne y silencioso.
También en ese viaje conocí la obra de Gastone Novelli (1925), en el museo de Arte Moderno de Bolonia, me impactaron los formatos, la técnica, el uso de caligrafía y el color.

Al regresar a México debía entregar los bocetos para “Que Todos Signifique Todos”, y comencé a hacer pequeños apuntes en mi libreta. Apuntes apresurados durante los trayectos en el metro y la primera idea que me gustó, fue conceptualmente que “todos” fuera algo que cubriera ampliamente, como un gran manto, un manto universal, algo que protege y guía a un abundante rango de personas; un símbolo.

A partir de esta idea hice el boceto para la pieza número uno: “Un ave que lleva las letras, bálsamo a los que habitan en la oscuridad” y después pensé que un ave humanizada podría servir como ese guía. Además las aves siempre están presentes en mi obra.

El boceto dos, surgió del concepto simple, luz y no luz. Luz: las palabras; no luz: la ausencia de la palabra escrita. Y de ahí pensé  en los autores que me gustan y convertirlos en aves estáticas en una zona densa y oscura: Oscar Wilde, Albert Camus, José Emilio Pacheco, Dante Alighieri, Paco Ignacio Taibo II, los escritores de Haiku japoneses y los autores latinoamericanos en general.

En el boceto tres, la ídea fue que el guía, quién tiene las palabras y la luz, ayude a salir a los otros de las tinieblas, que es de alguna manera lo que sucedió gracias a las aportaciones de Johannes Gutemberg  a la imprenta y por ello a la divulgación del conocimiento.

Los conceptos integrados a la serie, ya en su proceso técnico, fueron retomar la caligrafía y los colores  de la obra de Gastone Novelli  a manera de homenaje.

El cierre me lo dio una canción de Zucchero Fornaciari, que se llama Ali d’oro, cantada con John Lee Hooker, y que me gusta mucho.

De ahí además surgen los títulos de las piezas: Mio cielo, Porta mi via, Ali d’oro.












El extenuante viaje a Italia II

Feria del Libro

El motivo principal de estar en Bolonia no es sólo el encuentro con una ciudad maravillosa sino la Feria del Libro (Bolonia Childrens Book Fair, BBF) que comenzó el lunes; en ella todo gira en torno a ilustradores, autores, editores, citas de negocios y reuniones de trabajo.

Esta feria, “la más importante y de mayor prestigio” comienza por la exposición de ilustradores seleccionados para el catálogo. Este año se recibieron más de 3000 propuestas y se seleccionaron 75 artistas de 23 países del mundo, reuniendo a ilustradores conocidos, ilustradores jóvenes y hasta quienes aún no han publicado.

En esta área de la feria, además se presentan alrededor de 8 exposiciones más, como la de Evelyn Laube y Nina Wehle, ganadoras del Gran Prix de La Bienal de Ilustración de Bratislava.

Otra exposición fue la de Ugo Fontana, ilustrador italiano de los años cuarenta, y la exposición  de la ilustradora japonesa Satoe Tone, ganadora del premio de la fundación SM y la BBF. Esto nada más para “abrir boca”.  En ese mismo espacio se puede ver una exposición de Brasil, país invitado de honor, y varias más de libros y casas editoras seleccionadas y premiadas por la BBF.

Después miles de libros de todo el mundo, reunidos en casas editoriales y por países a lo largo de interminables corredores, además presentaciones de libros, conferencias, entrega de premios, reuniones de ilustradores. Por cuatro días Bolonia es la “Meca” del libro para niños y jóvenes.

Dentro de este ambiente festivo, se celebra al libro, a los niños y a los jóvenes y toda la ciudad se suma al evento con más exposiciones y eventos culturales.  



El extenuante viaje a Italia I

Alimento para el espíritu.

Llegar a Bolonia no es sólo el encuentro con una ciudad maravillosa, sino la posibilidad de entender la historia de Italia por una de sus ciudades más representativas. 

En octubre del 2013 que estuve en Bolonia, Italia, me enteré de la exposición de pintura holandesa que habría de febrero a junio del 2014. 

Este año llegué a Bolonia un viernes y lo primero que quisé hacer el sábado fue recorrer esta exposición, pero había demasiada gente, entonces la decisión fue dejarla para el domingo a primera hora y visitar entonces la Pinacoteca Nacional.
La Pinacoteca Nazionale di Bologna, es uno de los museos más importantes fuera de Roma, especialmente relevante por su colección de pintura de los Carracci. Este museo muestra sus colecciones en 30 salas, en un mismo edificio que alberga la Academia de Bellas Artes y la Superintendencia responsable del patrimonio cultural de la región.
Las colecciones, se centran en el arte de la región de Emilia-Romaña, de entre el siglo XIII y principios del XIX.

Así, el domingo temprano pude ver cara a cara a Rembrandt Harmenszoon van Rijn, Carel Fabitivs, Gerard ter Burch, Frans Hals, entre otros. La cereza del pastel: “La joven del arete de perla” de Johannes Vermmer.

Sobre todo me gusta poder mirar los autoretratos cuando están museografiados a la altura de mi vista y mirar directamente a los ojos de esos importantes pintores y crear un dialogo como si en realidad estuvieran frente a mí.

Pinacoteca Nacional de Bolonia
Ritratto di giovane donna, Gaetano Gandolfi

 


Il Cardelino, Carel Fabritivs


Retrato de Aletta Hannemans, Frans Hals

9.17.2014

Lo que guarda la caja I

De una idea sencilla, surge un proyecto complejo, así es el proceso de este libro que se comenzó a constituir hace cuatro años.
La idea básica fue: un personaje migra del norte al sur. A partir de esa propuesta se plantearon vías para construir la trama, ¿Por qué migra?, ¿Cómo sería su recorrido?, ¿Hasta dónde llegaría? ¿Con qué obstáculos se encontraría?, ¿Cómo los superaría?
Todas estas ideas, preguntas y planteamientos los fui escribiendo y en algunos casos, esbozando, para desarrollar un guión general, el que posteriormente trabajé con dos escritoras y de esta manera dar la forma final al texto.

Ahora, el libro al fin está en producción. 




Tiempo

Siempre me ha obsesionado el tiempo y su paso, sobre la caratula del reloj, sobre los objetos, sobre nosotros mismos. Creo que por esta razón tambien me gusta diseñar e ilustrar agendas, almanaques y calendarios, tal vez porque en estos procesos gráficos la intención es poder atrapar de alguna manera al  incansable ciclo de las manecillas del reloj, detenerlo unos instantes y poder recordar detalles del pasar de la vida.

Al diseñar e ilustrar estos “medidores” de tiempo, contenedores de horas, días, vidas, puedo entenderlo desde otra perspectiva... tal vez desde el otro lado del espejo. 










9.15.2014

Wunderkammer


Hace ya más de una decada que trabajo con el concepto de “Wunderkammer” (cabinet of curiosities) y que antes de mi último viaje a Italia entendia más bien desde la perspectiva del “relicario”.

En 2000 y 2001 hicé las ilustraciones para la agenda anual de la empresa Impresto de Mauricio Volpi (ahora Nostra Ediciones) diseñadas por Alejandro Magallanes y Roxana Ruiz, y con textos recopilados o desrrollados por José Galindo. 

El año 2001 trabajamos la agenda desde el concepto del paso del tiempo, por lo tanto quisé utilizar objetos viejos sobre los que fuera evidente la huella de los años.

Mandé a hacer unas cajas de madera al formato de la agenda en donde colocaría los objetos recolectados tanto a la orilla del mar en Mazatlán, Sin. Como en las deserticas y abandonadas casas de Dinamita, Dgo.  O en los depositos de chatarra en Torreón, Coah.
Un camión cargado de chatarra oxidada, volcado en la carretera de Mazatlán a Durango, Dgo. Fue una gran fuente provedora de objetos para este proyecto, (hoy que escribo este texto Nicolás que siempre estuvo a mi lado en esas recolecciones, cumple 14 años)

El viaje a Italia reafirmó esta idea de la recopilación de objetos sorprendentes y que reavivarón estos tipos de procedimientos de trabajo al conocer el espacio de arte “Wunderkammer” en Ferrara y el Museo de Ulisse Aldrovandi (1522) en Bolonia, que es una verdadera caja de maravillas.

Desde siempre he utilizado distintos tipos de contenedores para catalogar, acomodar y conservar mis objetos preciados, que después no solo me son útiles para construir propuestas de ilustración tridimensional, sino que en sí mismos estos objetos son fuente de inspiración para narrar historias, como lo es concretamente el libro “Lo que guarda la caja”.







9.10.2014

2013 tercera parte.

Las exposiciones fueron también abundantes, en Xalapa en la Galería del Ágora de la Ciudad.

En Toluca, en la rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México.

En Alemania “Kunts Privat 2013” en Frankfurt.

En Italia “Aria” organizada por el museo Diocesano de Padua, que itineró por diversos destinos de ese país y “Le immagini della fantasia: Mostra Internazionale d’illustrazione per l’infanzia




2013 segunda parte.

En lo académico; impartí dos cursos en Guadalajara, uno para maestros en el ITESO y otro en el centro cultural MODI.

En la Academia de San Carlos llevamos a cabo el diplomado en ilustración y tres cursos; el primero de técnicas, el segundo de ilustración editorial y el tercero de ilustración para producto.

Las actividades docentes me llevaron a Italia, en donde impartí un curso en Sàrmede, provincia de Treviso, en la Scuola Internazionale d’illustracione Štěpán Zavřel.